sábado, 26 de septiembre de 2009

UN GRANDE SURGIDO DEL ASCENSO
PEDRO ENRIQUE MANSILLA



PEDRO MANSILLA Y EL AUTOR EN UN ALTO DE LA CHARLA EN JULIO DE 1997

Tal vez el gran público sólo recuerde a Pedro Enrique Mansilla por su excelente y goleador paso por las filas de Boca Júniors y Rácing, club éste donde integró una de las delanteras más destacadas que tuvo la "Academia": Corbata - Pizutti - Mansilla - Sosa y Belén.
Pero quizá muchos ignoren que este "Perico" en sus orígenes fue "Canario" ... Porque Pedro "Perico" Mansilla surgió de las Inferiores de Flandria, dónde jugó en la década del '50, para luego sí pasar al fútbol grande (primero Boca, después Rácing), alcanzando el renombre por el cual el ambiente futbolero lo recuerda.
Corpulento, con olfato para convertír, buen cabeceador, con presencia en el área ... lo que se dice un verdero "plomazo" para las defensas contrarias.
Antes de pegar la vuelta a su primer amor -en donde se retiró en 1971- también jugó en Defensor Sporting de Uruguay y en Unión. Precisamente de su paso por la entidad santafecina nos dejó una anécdota según la cual jugando el "Tatengue" como visitante en una cancha de la zona Sur del Gran Buenos Aires y cumpliendo Mansilla transitoriamente la función de jugador y técnico, luego de ponerse en ventaja, escuchaba que desde la platea alguien le pedía (casi le imploraba) que "pararan la mano". Luego de varios gritos hacia él, "Perico" trató de individualizar a quien le enviaba semejante mensaje ... Luego de unos minutos observó que el extraño pedido provenía de un alto dirigente de su propio club ... Mientras Mansilla nos contaba esto, estábamos tan ávidos por conocer el final como seguramente está Ud. en este instante ... Para hacerla corta, le entrego el corolario: El equipo local necesitaba los puntos tanto como el aire para respirar y al retornar a los vestuarios, al final del partido, "Perico" y sus compañeros se enteraron que al dirigente que gritaba lo tenían apuntado con un revolver diciéndole que si ganaba Unión no saldrían de la cancha ... El resultado favoreció al local y todos "salimos sin problemas", concluyó Mansilla.
Su carrera como Director Técnico -más alla de su interinato en Unión- tuvo el debut soñado: en 1972 logró el primer ascenso a "Primera B" (por entonces la segunda categoría del fútbol argentino) con su querido Flandria donde -como ya dijimos- un año antes había abandonado su etapa como jugador. Los dirigentes le encomendaron la misión de urgar en las Inferiores del club para armar un equipo menos costoso y con un gran amor por la camiseta. "Perico" aceptó el desafío y así salió a disputar el campeonato de la "C", mostrando a un Flandria que se fue encumbrando para terminar empatando el segundo puesto con Sarmiento en 57 puntos, detrás del campeón que fue Defensores de Belgrano. Según la reglamentación de entonces debió definír el segundo ascenso con los de Junín en un solo partido en cancha de Ferrocarríl Oeste donde se impuso por 3 a 1 y alcanzó la "Primera B".
También se calzó el buzo de Técnico para dirigír Unión, Los Andes, All Boys, Tigre, Sarmiento, Villa Dálmine e Italiano.
Esa noche de julio de 1997, cuando con los colegas Sebastián Crosta y Pablo Marino mantuvimos el diálogo con Pedro Mansilla, hubiésemos querido que la charla nunca terminara, porque más alla del valor periodístico de la misma nos quedó la grata sensación de haber estado en presencia de un gran tipo, que irradiaba fútbol hasta por los poros y de una época y con un sentimiento que muy difícilmente lo encontremos en los futbolistas de los últimos tiempos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario