sábado, 21 de noviembre de 2009

UN PERSONAJE DEL OTRO LADO DE LA LINEA
HAGOP ARZUMANIAN

Cuando con 17 años de edad partió junto a su familia desde la Armenia que lo vió nacer para radicarse en nuestro país, Hagop Arzumanián no pensaba ni remotamente que su destino sería el arbitraje.
Luego de un tiempo en nuestro medio, un amigo que había hecho por estos lares, lo instó a postularse como árbitro ya que la AFA buscaba "hombres de negro", con avisos en los diarios, ante una huelga que éstos habían decretado en 1961. A Hagop no le disgustó la idea y allí fue: el recordado árbitro Bartolomé Macías le tomó el exámen y ... ¡adentro!
Curiosamente y como los árbitros "escaseaban" por la referida huelga, Arzumanián practicamente no pasó por las categorías del Ascenso y su debut se produjo en Inferiores de la "A" dirigiendo 7ª, 8ª y 9ª de Estudiantes de La Plata-Independiente.
Siguió su carrera y un buen día se encontró en Primera División con un banderín de juez de línea en la mano. Allí se lo comenzó a ver alternando en esa función también en las máximas categorías del Ascenso.
Así es como recuerda casi con emoción que en 1982 fue juez de línea en lo que podríamos llamar "la noche de los penales" entre Témperley y Atlanta, en cancha de Huracán. Nos cuenta que "El partido terminó 1 a 1 y se tuvieron que patear 27 penales para decidír quien ascendía de Primera ... Ascendió Témperley porque Hrabina marró su tiro para Atlanta ... Yo nunca había visto una cosa así ... Era emocionante". También recuerda que el árbitro fue Mario Gallina y que su colega en la otra línea fue Oscar Turchak.
A este verdadero personaje del fútbol le preguntamos sobre los objetos que intentaron dar (o dieron) en su humanidad en tantos años de "vivir" apretado entre la línea de cal y el alambrado, y hay 3 casos que parece recordarlos especialmente: "En un partido entre Chacarita y Lanús, en San Martín, me tiraron un pedazo bastante grande de un tablón de la tribuna ... En otro partido, en Córdoba, entre Belgrano e Independiente tuve que recoger un paraguas y una radio portátil y en otra oportunidad en Rosario jugaban los Juveniles de Argentina y Uruguay y un hincha, disconforme con mi actuación, me tiró un manojo de llaves y después deseperado me gritaba `Che pelado devolvemelas que no puedo entrar a casa´".
El 13 de junio de 1987 se despidió del arbitraje pero su carrera ligado al fútbol desde el otro lado de la línea siguió: fue Comisario Deportivo (más tarde devenido en Asistente Deportivo) hasta que hace unos años la AFA decidió eliminar ese cargo e incorporar el 4º árbitro (que muchos nos preguntamos para que sirven ...).
Con su físico prominente, su pelada y llamándose Hagop (poco común en estas tierras) es difícil olvidarlo. Por eso cuando se recorre algún lugar público junto a él, siempre se puede escuchar a alguien que tiene algo para recordarle (ahora amablemente y hasta con cariño) y no faltan aquellos memoriosos que el reprochan el gol que les invalidó, el partido en que no levantó el banderín y su equipo perdió con un gol en "orsay" o cuando se "hizo el burro" y no fue expulsado un rival o cuando revisó la red del arco y "botoneó" que estaba rota ...
Perteneciente a esa raza tan especial (hasta masoquista diría) de los árbitros, a los que parece que las puteadas los enorgullecieran, Hagop Arzumanián con sus 78 años no puede alejarse de las canchas y es común verlo en las que quedan cerca de su casa como las de General Lamadrid, All Boys o Almagro y recibiendo el cariño de la gente y especialmente de las nuevas camadas de árbitros que se acercan a saludarlo.


HAGOP ARZUMANIAN (Comisario Deportivo) "CONTROLANDO" EN CANCHA DE ESTUDIANTES



1 comentario:

  1. Norberto:

    Muy buena la nota. Ya no existen más el Comisario Deportivo, los partidos de 3ª división, el público visitante, la programación de una fecha completa para un Sábado a la tarde y a la misma hora, entre otras medidas.

    Saludos


    Pedro Mingo
    www.historialesdelascenso.blogspot.com

    ResponderEliminar