sábado, 2 de octubre de 2010

EL "LOBO" PINASCO LO VIVIO
POLICIAS EN ACCION

El sábado 4 de agosto de 1979, por el Campeonato de "Primera C", en cancha de Atlanta jugaban Español (local) y Morón.

El resultado favoreció a los "gallegos" por 1 a 0 pero, aunque parezca mentira, el resultado pasó a segundo plano por culpa de los acontecimientos vividos durante y al final del partido.

El puntero del campeonato era Lanús, tres puntos más abajo estaba Morón y luego se ubicaba Español que -con el triunfo de esa tarde- igualaba la posición del "Gallito".

Faltando poco para la finalización del cotejo el árbitro Juan Carlos Domingorena expulsó a Daniel Sauk, defensor de Morón. Acto seguido los jugadores del "Gallo" rodearon al árbitro y protestaron airadamente. Allí aparecíeron los "policías en acción" tratando de disuadír a los "protestones" jugadores visitantes, hecho éste que sólo logró exacerbar aún más a quienes reclamaban.

Repentinamente de ese grupo de jugadores de Morón, terna arbitral y policías, salió corriendo el delantero Carlos Alberto Pinasco (FOTO) hacia la tribuna que ocupaban los parciales de Morón, la que da espaldas a la Avda. Corrientes. A Pinasco lo empezaron a correr varios policías con ánimo de detenerlo. Pinasco trepó por el alambrado y pretendió saltar hacia la tribuna pero su intento fracasó, por lo cual otra vez "en tierra" cambió de rumbo y emprendió velóz carrera hacia la tribuna que da espaldas a la calle Muñecas. Los policias lo siguieron corriendo hasta que lo atraparon en forma poco ortodoxa ante los insultos y reprobación, básicamente, de la hinchada de su equipo (los hinchas "Gallegos" también se sumaron y todos le gritaban "¡Asesinos!" a las fuerzas del orden). Instantes más tarde "lo soltaron" y el "Lobo" aparentemente se tranquilizó.

Al mismo tiempo que ocurría lo relatado, en otro sector del campo de juego el que "cobraba" por parte de la policía era el expulsado Daniel Sauk que se resistía a abandonar el campo de juego.

Los palos recibidos lo dejaron maltrecho al defensor de Morón y debió ser atendido por los médicos en el vestuario durante varios minutos.

En poco tiempo el vestuario visitante de la cancha de Atlanta se convirtió en una improvisada "Sala de Primeros Auxilios" ya que José Luis Capurro -presidente de Morón- , ante los hechos vividos, estalló en una crisis nerviosa y posterior descompensación cardíaca y el Dr. Peidró (arquero de Morón y médico cardiólogo) también debió "meter mano" para atenderlo.

Como si fuera poco -mientras tanto- la hinchada de Morón enloquecia en la tribuna y hasta intentó prender fuego a la misma, pero rápidamente el "mini incendio" fue controlado.

Y aunque Ud. no lo crea, después de casi media hora de escándalo, el árbitro Domingorena resolvió reanudar el partido que finalizó con el resultado antedicho, que era el previo a la suspensión.

Algunos de los magullados y alterados nerviosamente fueron conducidos a hospitales de la zona para ser controlados ... La hinchada de Morón se marchó a puro insulto contra la policía ... y quedaron dos grandes interrogantes: ¿qué habrá hecho o dicho el "Lobo" Pinasco? ... ¿por qué se puso "tan loca" la policía? ...

4 comentarios:

  1. sr. castrogiovani el jugador del a foto no es pinasco. disculpas

    ResponderEliminar
  2. sr. castrogiovani sebastian consoli, soy oyenete de su programa y le pregunto con respeto. por que no cambia de radio por que no lo puedo escuchar casi nunca. me gusta mucho el ascenso y todo lo que hacen con la berdad pero asi no se cuando estan o no estan, disculpen con respecto
    oscar de laferrere el mismo que escribio de la foto de pinasco, es amigo mio y no es

    ResponderEliminar
  3. Sr. Castrogiovanni. Yo estuve en ese partido. Ocurrió que Pinasco literalmente noqueó al policía que le había pegado a su compañero. Luego huyó "gambeteando" a los polis primero hacia la popu de español (se equivocó) y luego cruzó toda la cancha hacia la de Moron donde yo estaba. Pinasco pudo saltar a la tribuna porque los hinchas ya lo tenían pero reingresó al campo voluntariamente. Después siguió esquivando al policía al que había golpeado, que - desencajado - le tiró el bastón y hasta la gorra. Fue lo más divertido que vi en una cancha. Delicioso e histórico.

    ResponderEliminar
  4. Estuve en la cancha también. Fue uno de los robos arbitrales más escandalosos que vi en mi vida. Con ese partido comprendi que los partidos y los campeonatos tenían dueño antes de que ruede la pelota.El año anterior había comenzado mi interés por el fútbol, como novato en las lides futbolísticas veía todo con la mirada de un adolescente para el que todo era nuevo y sorprendente. Quien diría que ese día de Agosto sería testigo de un acontecimiento tan loco y triste a la vez. Años después converse personalmente con el lobo Pinasco. Visito circunstancialmente un bar que teníamos con mi papá en Marcos Paz. Ahí pude recordar con el este momento histórico y aún repudiable a la distancia. No solo se acordaba perfectamente del echo sino que hasta le arranco al tiempo de acordarse una mueca de nostalgia y melancolía. Esos años de Morón tratando de ascender por sus valores futbolisticos (que los tenía sin dudas), se vieron sofocados por las maniobras "extrañas" y seguramente carradas de billetes para la compra de voluntades. Aguante Gallo, tal vez este año se comience a dar vuelta la taba y ocupemos el lugar que merecemos. Saludos.

    ResponderEliminar