sábado, 8 de abril de 2017

EL HUMO VIOLETA QUE ERA CELESTE

En el 2014, cuando Defensores Unidos cumplió su Centenario, un periodista partidario del conjunto zarateño -Leandro Eloy Capdepón- publicó una muy interesante obra titulada "EL LIBRO DEL CENTENARIO DEL CLUB ATLETICO DEFENSORES UNIDOS DE ZARATE - 100 Años Celestes", que oportúnamente tuvo la gentileza de hacernos llegar un ejemplar.
Entre su inconmensurable material relativo al "CADU", en esta ocasión nos permitimos reproducír la anécdota reflejada en las páginas 91 y 92 del referido material.
Bajo el título de "El día de la hinchada más b..." y con una volanta que expresa "19 de septiembre de 2010", hace referencia a un hecho ocurrido en dicha fecha, que tuviera bastante difusión en aquel momento, y que pasamos a transcribír:

"El marco es nuevamente el clásico: CADU vs. Villa Dálmine, 8ª fecha del campeonato de 1ª C. Era el último día invernal, un día soleado que, por resolución de la AFA, se jugó a las 11 de la mañana. Lamentablemente, como hace ya varios años, la parcialidad visitante (en este caso la de Defensores) no puede concurrír al partido en disputa, en el marco de una reglamentación "contra" la violencia en el fútbol, bastante discutible, por cierto. Es sabido que, en este tipo de partidos, más allá de los goles y de quien triunfa, la disputa está allí, en las tribunas y su colorido en los cánticos, las banderas y, donde haré foco, en el recibimiento. Entonces, a continuación, una muestra de cómo una parcialidad puede recibír a su equipo sin estar presente.
A un grupo de hinchas del CADU se les ocurrió una broma pesada para sus primos. Comenzaron comprando once latas de humo color celeste con la intención de que sean utilizadas por los de Campana. La idea parece difícil y hasta imposible, pero ... La vuelta de tuerca fue simple, cambiaron las etiquetas y el color para que parecieran que contenían humo violeta. A través de una reconocida página web de compra y venta de artículos de todo tipo, ofrecieron las latas a un precio razonable y para nada despreciable. Luego, con un trabajo de logística difícil de desentrañar, encontraron la manera de que el comprador haga llegar esos potes al seno de la organización de la hinchada de Villa Dálmine. ¿El resultado? El estadio estaba colmado por la parcialidad local que recibió a su equipo con aplausos, papelitos y cantos. Pero en un momento se entibiaron. ¿Por qué? Desde la tribuna, las bombas de humo no tenían el color del "Viola", sino un color celeste que coincidió con la salida de los jugadores zarateños al campo de juego, que con sonrisas en sus rostros no podían creer la situación.".


Para completar, el partido lo ganaría CADU 2 a 1, pero es imposible negar que el ingenio del hincha y el floklore del fútbol (el verdadero, no el que se confunde con violencia) estuvo a las orden del día ... del "Día de la hinchada más b...", como lo apodaron los hinchas "celestes".".

Por el ingenio de los hinchas -siempre que esa inventiva no desencadene en hechos de violencia- consideramos que esta anécdota merece ser expuesta en este espacio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario