sábado, 13 de julio de 2024

EL PORVENIR 2 - ESTUDIANTES 1

RECUERDOS EN SINTESIS 


* CAMPEONATO: 'Primera Amateur' 1952 (13ª Fecha) 

* JUGADO EL: 26 de Julio de 1952 

* CANCHA: El Porvenir (Santiago del Estero e/ Veracrúz y Chaco, Villa Atlántida, Pdo. de Lanús) 

* ARBITRO: CARLOS OMAR PALADINO 


EL PORVENIR: José MONJO / BINIEZ y SANTAGADA / SCALISI - Roberto Mario ROMERO y ABRATTE / Osvaldo ZANATTA – TORCHIO - MORELLO, José RAMIREZ y GRANGELI. 

ESTUDIANTES: Domingo LISSA / PARODI y LOAIZA / SCAGLIA – BERNARDEZ y VENTIVEGNA / Osvaldo TORNESI – RODRIGUEZ - Carmelo BIGLIOTTI - DI FLORIO y CAÑAS. 

- Goles : 2’ PT Romero (EP) - 26’ PT Bigliotti (E) - 4’ ST Ramírez (EP).

sábado, 15 de junio de 2024

NO EXISTEN PERO QUE LAS HAY, LAS HAY

Bajo el título "La leyenda de la bruja Dora que le hizo perder cinco finales a Quilmes", con la firma de Roi Tamagni, el 22/7/2018, Infobae publicó una excelente nota que consieré conveniente reproducir para que pueda ser disfrutada por los lectores de este Blog. Dice así:

"El mito nació en 1994 luego de la visita de un grupo de dirigentes a un misterioso personaje para ayudar al equipo en la pelea por el ascenso. El relato se reforzó años más tarde cuando el equipo cayó en cinco finales consecutivas. 
El mito retumba por los rincones de la ciudad. Se transmite de generación en generación tal cual marca el aspecto inherente a los seres humanos. Aquel que alguna vez debatió sobre fútbol en Quilmes escuchó sobre la magia del "Indio" Gómez, del ilusionismo del "Máquina" Giampietri, del malabarista Caneo. 
También se despabiló con la misteriosa leyenda del hechizo de la bruja Dora que atravesó al equipo durante varias temporadas. La construcción del relato se inició en 1994 y sumó todos los condimentos para transformarse en una de las anécdotas más asombrosas del fútbol moderno. 
Un equipo peleando por el ascenso, la visita a un personaje con poderes paranormales, el incumplimiento de un pacto, una maldición que se extendió durante una década y un fanático que en la desesperación tomó la determinación de ir a destrozar la brujería. 
Aquello que vibraba como un rumor por los rincones de la ciudad en mayo de 1994 se transformó en un estigma que se quebró en el 2003 con el ansiado ascenso de Quilmes a Primera. La supuesta maldición de Dora había pisado fuerte sobre la espalda del "Cervecero", que había pasado nueve años sin poder ascender –con cinco derrotas consecutivas en finales– desde la fecha de inicio de la "maldición". 
Todo comenzó cuando faltaban cuatro fechas para el cierre del campeonato de la B Nacional 1993/94. Quilmes y Gimnasia de Jujuy no se daban tregua. Sólo uno obtendría el boleto a la categoría principal del fútbol argentino. "A alguien se le ocurrió que contratar a una "bruja" podía darle fuerza para superar, de una buena vez, a los jujeños. Estaba en juego un campeonato, ni más ni menos", relatan en el libro Azul y Blanco, mi corazón (2007) los periodistas Juan Manuel Pollini e Ignacio Lombán. 
La "pitonisa" tenía como nombre artístico "Dora" y residía en Chascomús, según los diferentes relatos que recolectó Infobae. Un grupo de directivos de Quilmes decidió trasladarse más de 100 kilómetros para llegar al santuario de quien daría, para ellos, el empujón definitivo rumbo al ascenso. Llevaron fotos de figuras propias y del rival. Dora hizo su tarea y emanó su vaticinio: Quilmes vencería a Deportivo Morón como local y Gimnasia de Jujuy sería goleado 3-0 por Douglas Haig. Para el 28 de mayo, la mitad del pago prometido a Dora estaba hecho. El 50% del trabajo, también: con goles de Matheu, Cuartas y Pelicchia, el equipo de Pergamino había puesto en aprietos al "Lobo" jujeño con un 3-0. Quilmes enfrentaba a Deportivo Morón en su viejo estadio de Guido y Sarmiento hasta el momento que un petardo lanzado desde la tribuna impactó en el defensor Enrique Cuenca Zaldivar. El futbolista del "Gallo" fue retirado en camilla y el partido debió ser suspendido. "Esa agresión a Cuenca había cambiado los planes de los dirigentes quilmeños, quienes no quisieron pagarle a la bruja la segunda mitad del monto total de cuatro mil pesos acordado, con el argumento de que como el partido aún no se había jugado la eficacia de su labor no estaba comprobada", aseguran en la publicación. 
La leyenda se instaló: Dora había hecho caer una maldición de 13 años sin éxitos deportivos por culpa del accionar dirigencial. Pocos creían en aquellas versiones iniciales, pero la primera prueba se dio unos pocos días más tarde. Aquel equipo de Morón que naufragaba por la mitad de la tabla dio vuelta el resultado y lo que en el sur era algarabía se transformó en preocupación. Fallaron un penal y sufrieron una derrota 3-2. Quilmes no volvió a ganar: cayó con Laferrere y empató con Instituto y Atlético de Rafaela. 
El equipo se alejó de la cima, debió disputar el reducido por el segundo ascenso y se marchó en semifinales tras una apabullante derrota contra Instituto. 
El mito se enterró durante varios años, así como también las participaciones competitivas del "Cervecero". Seis temporadas más tarde, una situación traumática refrescó la memoria de aquellos fanáticos que no encontraban explicación al escenario de mala suerte. 
En el 2000, Quilmes alcanzó su primera chance de lograr el ascenso tras lo ocurrido con Dora gracias a los goles del "Pirata" Czornomaz, el esfuerzo de un joven "Chapu" Braña y la combinación futbolística del "Chori" Domínguez y el "Máquina" Giampietri. 
La final por el primer ascenso fue ante Huracán y culminó con un ajustado triunfo del equipo de Parque Patricios. El buen nivel del elenco comandado por Ricardo Rezza lo guió rumbo a la inmediata revancha en la definición del segundo ascenso. 
Esta vez sería Los Andes el verdugo que haría esfumar aquella oportunidad. El reglamento del torneo le permitió tener una tercera chance a los pocos días: la promoción con Belgrano. Quilmes había conseguido un amplio margen en la ida tras ganar 3-1. En Córdoba faltaban unos pocos minutos para el final, empataban 1-1 y el equipo local tenía un futbolista menos por la expulsión de Javier Villarreal. El "Pirata" contaba con ventaja deportiva y precisaba dos tantos para zafar del descenso. Un gol en contra del "Pipi" Váttimos y un exquisito tiro libre de Luis Sosa encendieron las alarmas en las calles de la ciudad. ¿Qué fuerza sobrenatural estaba influyendo para torcer el destino de este presente? 
Llegó el "Chulo" Rivoira para renovar el aire y domar a un equipo plagado de nombres importantes: Elizaga, Alayes, Braña, Giampietri, Domínguez y Alex Rodríguez se destacaban, entre otros. 
Aquella formación lideró la zona metropolitana y se ganó el pase al cuadrangular final. Tras despachar con un resultado ajustado a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay, arribó a su cuarta final seguida ante Banfield. Cayó sin discusiones. "No encuentro explicación", reconoció el entrenador tras el partido. Todavía le quedaba una bala más en aquel torneo. La promoción nuevamente le ponía a Belgrano enfrente. La maldición volvía a irrumpir: Quilmes estaba a cinco minutos del ascenso en Córdoba tras el 1-0 en la ida. Julio Mugnaini encontró la pelota abajo del arco tras un córner y un sinfín de errores, dándole la agónica permanencia a los de Ramaciotti. 
Las crónica de aquella época hablaban de los "fantasmas" de Quilmes que permitieron el "milagro" de Belgrano. También mencionaban el presente del club como una "pesadilla". 
Por las calles de la ciudad todos esos análisis desembocaban en un nombre: Dora. 
Al año siguiente el equipo peleó con Olimpo mano a mano el Apertura, pero quedó a un punto y el primer ascenso se fue para Bahía Blanca. En la segunda parte el "Cervecero" se pinchó y estuvo lejos de dar batalla en el reducido del segundo ascenso. "Cuando nosotros armamos el equipo del 2002/03 dije qué bruja ni bruja. Les dije: 'Muchachos, con todo respeto para los que creen, acá no había una bruja'. ¿Para mí sabés cuándo empezó? 
El Canal Infinito contó la historia". El relato ante Infobae lo realiza Julio García, integrante de la comisión de fútbol en aquella temporada 2002/03 y vicepresidente del club hasta hace algunas semanas atrás. La señal argentina –que desapareció en 2015– dedicada a emitir principalmente sucesos paranormales realizó un documental en el año 2002 poniendo en las primeras planas la historia que ya era un secreto a voces por la ciudad tras fatídicas cinco finales al hilo. "Un día perdíamos 2-0 con Almagro. Lo dimos vuelta 3-2 a los 89, pero a los 90 nos empataron 3-3. 'Será posible que no podemos salir campeón', pensé. Me tenía loco lo que decían de la bruja Dora. El domingo siguiente le dije a mi señora: "Me voy al cementerio de Chascomús a ver si encuentro la tumba de la señora esta". Fui y nadie me decía dónde estaba la tumba. Hasta que alguien me avisó…". 
Rodolfo Acosta es un hincha que decidió ir más allá. No se quedaba ante el lamento de lo sucedido ni las dudas sobre la veracidad de lo ocurrido con Dora. Una mañana decidió ponerle el cuerpo a la situación. Cubrió los 100 kilómetros de distancia, pero la "hechizera" ya no estaba viva. Por entonces, un mito que también retumbaba por las calles de la ciudad hablaba sobre un ex jugador identificado con la institución que había ido a "saldar la deuda" de un peculiar modo en el cementerio. Historias que brotaron en torno a la leyenda. "Me acerqué a la tumba y le dije que los hinchas de Quilmes no teníamos la culpa de que un dirigente había hecho la promesa y no la había cumplido. Si nos hace ascender, le voy a arreglar la tumba con los colores de Quilmes. Porque estaba abandonada…", relata Acosta ante este medio. 
Tras aquel día, Quilmes hilvanó una racha de seis triunfos, tres empates y sólo una derrota –ante el campeón Atlético de Rafaela–. Creer o reventar. Debía definir el segundo ascenso con Argentinos Juniors, el otro mejor equipo en la acumulada. Sexta final en tres años. La cabeza de Agustín Alayes hizo trizas la maldición. Aquel desvío casi casual a los 12 minutos del segundo tiempo del partido de ida disputado en el Centenario ante el "Bicho" fue el único gol en una serie que se definió una semana más tarde en el estadio de Ferro con un 0-0 y una tribuna repleta de fanáticos de Quilmes. 
"Ahí volví a ir obviamente. No pude conseguir piedras azules, pero se las pinté y le hice la bandera de Quilmes. De ahí en más fui cuatro veces. Cuando llegamos a la Copa Libertadores fui a agradecerle, le llevé un póster de Quilmes y lo puse en la tumba", reconoce el fanático que visitó la tumba de Dora. El relato se esparció por cada recoveco de la ciudad. Desde aquel 5 de julio del 2003, Quilmes volvió a vivir alegrías y padeció sinsabores. Nunca más se volvió a emparentar lo que sucedía dentro de la cancha con la maldición. Nadie se animó a desmentir la leyenda de la Bruja Dora y su influencia en los tropiezos del "Cervecero" hasta el 2003.".

sábado, 25 de mayo de 2024

'VIOLAS' Y 'BICHOS COLORADOS' - 'MILRAYITAS' Y 'CARCELEROS'

RECUERDO DEL PRIMER PARTIDO 

Vamos con otra evocación para dos partidos de equipos que se enfrentaron por primera vez en las Categorías de Ascenso. 


VILLA DALMINE 



ARGENTINOS JUNIORS 



Jugaron oficialmente por primera vez por la 5ª Fecha del Campeonato de ‘Primera B Nacional’ 2016/2017. 
El cotejo se disputó en Campana el 21 de Septiembre de 2016 y con goles de Ezequiel Cérica y Mauricio Alonso el violeta venció por 2 a 0 a los de La Paternal. 



LOS ANDES 




GENERAL LAMADRID 



En ocasión de disputarse la 16ª Fecha del torneo de ‘Primera B’ 2011/2012,se midieron por primera vez estos conjuntos. 
El encuentro se jugó en Lomas de Zamora el 12 de Noviembre de 2011 y el triunfo se lo adjudicó el local por 1 a 0. El tanto fue conseguido por Leonardo Romeo.

sábado, 11 de mayo de 2024

EL "PATO" FRANZONI: UN PERSONAJE DEL ASCENSO

Los amantes del Fútbol de Ascenso tenemos muy en claro quien es Jorge "Pato" Franzoni.
Pero tal vez conviene someramente comentarles a aquellos que no lo conocen que fue un terrible goleador del que era 'el fútbol de los sábados' en las décadas del '70 y '80, constituyéndose a posteriori en un Director Técnico de relevancia en ése mismo fútbol.
La mandó a los piolines asiduamente vistiendo las casacas de Español, Comunicaciones, Talleres, Defensores Unidos, Berazategui y algunas más.
Su decir claro, frontal, sin tapujos, bien porteño y con ese vozarrón ronco inconfundible no pasa -pese al paso de los años- desapercibido en ninguna parte, pero lo hacía tener una llegada especial con sus dirigidos.
Pero todo que pueda llegar a manifestar personalmente, llegaría a estar teñido de parcialidad por la cercanía que he tenido con él.
Por eso voy a apelar -a modo de evocación de su trayectoria- al trabajo cuyo Texto corresponde a Julio De Bonis y la Foto a Mariano Mascotto y que fuera publicado por la revista digital Almagro Revista, en 2016 cuando aún el "Pato" era el DT de San Telmo.

Bajo el título "Fútbol, coimas y barras bravas en el vozarrón del "Pato" Franzoni, una leyenda del Ascenso", la nota dice así:


"A sus diecisiete años, Jorge “El Pato” Franzoni jugaba a la pelota en las calles de Palermo ante la atenta mirada del almacenero de la esquina que, interesado en su rendimiento, le propuso jugar en el campeonato del gremio. Franzoni aceptó, jugó y metió unos setenta goles.
“¿Qué querés? Si los almaceneros eran todos gordos”, dice. Su éxito entre los cortadores de embutidos despertó el interés del Deportivo Español. Se fue a probar y quedó. 
Nunca había imaginado una vida ligada al fútbol, pero desde ese día sería su profesión. Jugó en Deportivo Español, Comunicaciones, Talleres de Remedios de Escalada y Defensores Unidos de Zárate, entre otros clubes, y disputó ligas en Bolivia, Trelew y Salta. Su lugar en la cancha era el área rival. 

“Era goleador, no me podías pedir otra cosa. Sabía que el arco estaba ahí y tenía un ojete impresionante, me caían siempre a mí las pelotas, terminé con muchísimos goles y eso que no pateaba penales porque era un perro”, asegura. 

Se retiró en 1990 con la decisión de convertirse en entrenador. Realizó el curso en el Cenard con, entre otros, Héctor Cúper y Ricardo Caruso Lombardi, con quien mantiene una buena relación. 
Antes de recibirse ya estaba dirigiendo y no paró nunca, siempre en las categorías menores del fútbol argentino. 
Entre sus logros figuran cinco ascensos: uno con Defensores Unidos de Zárate, dos con Lamadrid, uno con Deportivo Español y el último con San Telmo, club que actualmente dirige. 
En Palermo, a pocas cuadras de esas calles de adoquines donde gritó sus primeros goles, Franzoni pide un café y se predispone a una charla en la que contará las realidades del ascenso, denunciará coimas de referís y sobres de periodistas, expondrá la connivencia entre dirigentes y barrabravas y dará su receta futbolera. 

-¿Leíste algo de Almagro Revista? 
-No, ¿Qué es? ¿Una revista que le hace reportajes a viejos chotos como yo? 
Sus palabras se interrumpirán por la tos en varios pasajes de la conversación. Es que si bien su esencia es del ascenso, su vozarrón es de primera y compite tono a tono con el de Coco Basile o el de Mostaza Merlo. La receta de su aspereza vocal es simple: desde los quinces años fuma un atado y medio por día. 
-Fumaba en el entretiempo, boludo. Cuando el entrenador no me veía, me metía en la utilería y fumaba, llegaba y el utilero tenía el pucho prendido. Una vez fumé adentro de la cancha. 

-¿Cuándo fumaste adentro de una cancha? 
-Antes, en las canchas del ascenso -sobre todo en la C-, la gente estaba ahí nomás. Y mi tío siempre estaba atrás del arco, cuando salía la pelota la iba a buscar y me pasaba el faso por el alambre. 

-¿Nunca se te ocurrió dejar para mejorar tu rendimiento? 
-No, antes todos fumaban, pero yo fumaba más que todos juntos. Íbamos de pretemporada de acá a Córdoba y en el viaje me había fumado un paquete y medio de fasos. Ojo, el cuerpo me lo bancaba, ahora me está pasando la factura. No tenía en mí llegar y gracias a Dios tuve la habilidad para darme cuenta de que en el fútbol podía haber una posibilidad, pero cuando la aprendí ya tenía treinta años. 

Cuando tuvo esa revelación, Franzoni decidió ser técnico. 
Para explicar su estilo de conducción, que tiene como piedra basal a la filosofía antes que cualquier táctica, atropella sus pensamientos. 
 -Se juega cómo se vive, eso es una gran verdad... No podés vivir de una manera y jugar de otra. No va, tendrías que tener dos personalidades. Si sos busca y bicho en la vida, adentro de la cancha sos eso, vas a buscar la ventaja. Porque la vida muchas veces te obliga a ese tipo de situaciones, y la cancha lo mismo. Mirá el caso de Centurión. Yo soy hincha de Racing, lo vi cuando debutó, es un crá, pero es un desorden su vida y es un desorden como jugador. Tiene partidos malísimos y otros buenísimos. Innatamente juega a la pelota, pero a la pelota juega cualquiera, al fútbol los inteligentes. Él no es inteligente, pero hay partidos que a esa falencia se sobrepone porque es muy habilidoso... Yo pretendo jugadores inteligentes, no un crá. A mí me solucionan los problemas los tipos inteligentes, los que pueden resolver situaciones. A veces le digo a los dirigentes “largá a este jugador que es un desordenado”, y te dicen: no, que este es crá... Pero uno se da cuenta, tras tantos años en esto... juegan como viven los hijos de puta... y bueno, terminan ahí, porque el éxito... no creo que el éxito sea la plata... es lo que hiciste con tu vida y a lo que llegaste con las condiciones que tuviste para llegar. Nada más, no pasa por otro lado, después no hay más. 

-La vida se traslada a la cancha y los dramas también. Alguna vez confesaste que en un mal momento tuyo dirigiste a Defensores Unidos de Zárate y por eso te fue mal. 
-Fue un problema personal... Estuve casado 32 años, y de pronto tener que separarte te mueve la estantería. Y estuve dos años que no me interesaba nada, sólo tratar de seguir creciendo en mi vida. Y sí... esos dos años fueron desastre, no me podía enfocar. ¿No te pasa a vos en tu profesión? Si estás equilibrado vas a trasmitir mejor, vas a estar de mejor ánimo, de mejor humor. 

-¿Hay diferencias en la personalidad de los jugadores del ascenso con respecto a los de Primera? 
-El del ascenso es más puro, más abierto. Está acostumbrado a sufrir, porque el ascenso es sufrimiento desde que empezás hasta que te vas. El de primera se cuida mucho más, él, su persona, sus dichos. La diferencia es la repercusión. Si Tévez no juega, hablan hasta los programas de chimentos. En cambio si no juega el nueve de Español, ¿qué pasa? No pasa un carajo. Debe ser más difícil dirigir River, Boca, por el entorno, después los trabajos son todos iguales. Hoy el ascenso trabaja al nivel de primera división: la parte física, la pelota, gimnasio, está todo emparejado. La Copa Argentina cada día lo demuestra más. Después, obviamente, en determinadas situaciones te resuelve la calidad, por eso uno gana quinientas lucas por mes y el otro doce. 

Frazoni coincide con una mirada histórica sobre los dueños de la popular: antes se agarraban a trompadas para ver quién era más hincha, hoy rige la ley del mercado, los negocios espurios. 
-Antes no había guita y no había droga. 

-¿En tu época de futbolista sufrían agresiones? 
-¡¿Perdón?! Los policías eran hinchas y te pegaban. Una vez fuimos con Español a la vieja cancha de Chacarita. Cuando estacionaron el micro, los hinchas lo balanceaban de un costado a otro, casi nos matan a todos. Después pusieron una bandera que tenía veinte metros de largo por veinte de ancho, que era imposible no pisarla si bajabas del micro, y el que pisaba la bandera, cobraba... La policía no hacía nada... Bajó el gallego Francisco y le pegaron una trompada que lo sentaron de nuevo en el micro. Cuando se les ocurrió a ellos, nos dejaron bajar. Después cruzamos un playón de cincuenta metros para llegar al vestuario y nos cagaron a patadas en el orto. Perdimos cuatro a cero. Nadie se enteraba de eso, pasaban esas cosas y había que conseguir un teléfono para llamar a la radio y no te daban bola, el ascenso no era importante, después tuvo más protagonismo. Ahora, con la tecnología, hay un problema y sale en todos lados. 

Si bien no añora esas épocas, los tiempos se tornaron más violentos y los aprietes más drásticos. Dos anécdotas de su experiencia como técnico lo atestiguan. La primera sucedió en un club muy popular del ascenso, cuando recién asumía. La llegada de su cuerpo técnico era consecuencia del despido de sus predecesores por malos resultados. El clima no era el ideal. En su primer entrenamiento, su atención se vio perturbada por el incesante ruido de bombos. El sonido se volvió cada más nítido hasta volverse visible: una turba de barras entraron en la cancha, la rodearon y avanzaron sobre el campo de juego encerrando a los jugadores en el círculo central. A Franzoni lo apartaron por su condición de recién llegado y dejaron un mensaje claro al plantel: “Empiecen a ganar porque no van a salir vivos”. En el estacionamiento del predio los violentos dejaron su firma: los autos de los jugadores estaban todos destrozados, el plantel estuvo cuatro horas yendo a gomerías para poder volver al hogar. En otra ocasión, en ese mismo club, un capo de la hinchada le dijo: “Mirá que si no ganás hoy, te vas”. Ganaron uno a cero. 
-Te salvaste, me dijo. La próxima, si no ganás, te vas. Perdimos, subimos al auto y me fui porque sabíamos que son tipos bravos, que están armados. 

-En Primera, los trapitos facturan mucha plata, la reventa de entradas también, y abundan los negociados... ¿Cuáles son los ingresos de las barras del ascenso? 
-Por ejemplo, el bufé, casi todos los manejan las barras. Están en connivencia con los dirigentes. ¿Qué dirigente se va a arriesgar a salir de la cancha y encontrar su auto destrozado? El estacionamiento es otro negocio... Nosotros estamos en un caso emblemático que es la isla Maciel, ahí es imposible cobrar una entrada. San Telmo está dividido: tiene el plateísta que paga su entrada y es socio, y después están los que viven en la isla, que no pagan, hasta me animo a decirte que manejan el micro visitante. Porque en San Telmo hay una sola manera de entrar a la isla, que es el lateral. Salís ahí y es tierra de nadie, si vos como dirigente no pactás una entrada, no llegás. ¡¿Y cómo los parás?! Están todos falopeados, drogados. Te tiran tres cohetes y te suspenden la cancha. San Telmo estuvo cinco años sin jugar en su cancha. Ellos manejan el estacionamiento y el bufé, termina el campeonato y les tenés que dar toda la pilcha del plantel. En algunos clubes grandes del ascenso, varios jugadores tienen que dejar dos o tres lucas para la barra. 

En una ocasión, Franzoni dirigía a Defensores Unidos de Zárate y la siguiente fecha debía enfrentarse contra el cuco del torneo, el Tigre de Caruso Lombardi. El lunes previo al partido, volviendo del entrenamiento de Zárate a su hogar, paró en una estación de servicio con su ayudante Lalo a tomar café. En la mesa aledaña dos hombres hablaban del partido a disputarse entre Defensores y Tigre, Franzoni paró la oreja y escuchó una sentencia alarmante: “Quedate tranquilo que ya está todo arreglado: va Vigliano (por Jorge, el padre del actual árbitro de primera división Mauro Vigliano)”. Como los referís se sorteaban recién al día siguiente, el director técnico llegó a una conclusión demoledora: “Si sale Vigliano, me están rompiendo el culo”. Llamó al gordo Guerra -periodista importante del ascenso en ese entonces- y le contó el episodio. Fue para su estudio con un escribano, un testigo y lo grabaron afirmando que el sorteo del día siguiente estaba arreglado, hicieron un acta. Salió el sorteo, ¿quién salió designado? Vigliano. Guerra puso el audio al aire y el sábado Vigliano no fue a la cancha, se excusó. Mandaron a otro referí y dos internacionales como jueces de línea, ganó Tigre 2 a 1 sin jugadas polémicas, pero la historia no terminaría allí. Al tiempo Franzoni pasó de Zárate a Lamadrid y en su primer partido en la B se enfrentó con Brown de Adrogué. ¿El árbitro? Vigliano. 
 -A los doce minutos del primer tiempo perdíamos 3 a 0, con dos goles en off-side de unos siete metros. Termina el primer tiempo y yo tenía que entrar por un túnel que era con alambre... Me estaba esperando Vigliano apoyado contra la pared, con el pito en la mano, nunca me voy olvidar, y me dice: “Quedamos a mano”. Perdimos 6 a 0. ¿Qué quiere decir eso? Yo le corté un negocio. Entonces cuando a mí me hablan de arreglos, digo obviamente, hay miles de casos en el fútbol. 

El gordo Guerra también queda mal catalogado en la memoria de Franzoni: “Vivía de la manga, te decía dame quinientos pesos y hablo bien de vos”

-Como en el libro de Sacheri, Papeles en el viento, que para promover a un jugador le pagan a un periodista para que hable bien de él. 
-Exacto, el gordo Guerra le pedía plata a los jugadores, a los representantes y a vos como cuerpo técnico. Yo nunca le di un peso. El año que agarro Lamadrid en el 98, lo auspiciaba una empresa, Tate de Tuti, importadores de bananas, que no sé cómo cayó. Tenían fortunas, lavaban guita, ganabas un partido y, guita de hoy, te daban 10 lucas. ¡En la C! ¡Una cosa de locos, boludo, si Lamadrid es un bar con presidente! Y el gordo se pensaba que para darme manija le tenía que presentar al dueño de la empresa. Yo estaba peleado mal con ese tipo porque no sabía nada de fútbol, pero como tenía la moneda quería imponer y traer jugadores. Por eso me voy de Lamadrid... Después entré en negociaciones con Defensores de Belgrano, era una muy buena oportunidad, era la B, buen equipo... Yo tenía un representante que era un abogado garca y me pidió que vaya a dirigir a Midland porque era amigo del presidente de Midland y se le acababa de ir el técnico. Le dije que no, pero que iba esa semana a dar una mano. Fui un lunes a Midland, en la cancha estaban jugando cincuenta contra cincuenta, toda la hinchada. Le dije al utilero: sacalos. Andá y sacalos vos, me respondió... Me fui a la mierda... No sé cómo, el gordo me embocó y empezó a hablar pestes de que yo había arreglado en Midland y me volteó el laburo en Defensores. Estaba caliente porque no lo había contactado con el dueño de la empresa... 

-¿Y hay técnicos que le piden plata a los jugadores? 
-Sí, hay, le piden al representante, estoy hablando en todos los niveles. A mí me han venido montón de representantes a ofrecerme guita, pero son cosas que no se pueden permitir, después te imponen condiciones y todo se sabe en el fútbol. Lo de Vigliano, lo de Guerra, son cosas que me pasaron a mí. Hoy pasa lo mismo con Daniel Torrisi (periodista del Ascenso). ¿Cómo mantiene su profesión? ¿Cuánta gente lo puede escuchar? No estoy hablando mal de Torrisi, quiero decir que viven de eso, reciben cosas... ¡Hay técnicos que pagan para dirigir!  

-¿Cómo es pagar para dirigir? 
-Se hacen cargo. Dicen: ¿cuánto sale el plantel? Bueno, tengo un sponsor, me ayuda con ciento cincuenta lucas por mes. Ahora, después el sponsor te mete los jugadores. ¿Sabés cuántos hay en el ascenso? Más de diez que pagan para dirigir. 

-Tenés una buena relación con Caruso, que ha acusado a varios jugadores de ir para atrás, caso Placente e Higüaín ¿Pasa eso? ¿Los jugadores tratan de voltear técnicos? 
-En la historia del ascenso, que hayan ido para atrás hay montones. Ahora, lo de movimientos para voltear al técnico es más complicado. De todas maneras, si te llega a pasar eso y no te diste cuenta es porque sos un pelotudo, si no podés percibir eso es porque realmente perdiste el manejo del grupo, porque el jugador se manifiesta en el día a día. Te das cuenta en el semblante, en la manera de ser, de entrenar. Volvemos a lo mismo, es la vida... 

-Hablemos del paradigma partido final River-Argentinos, uno tiene que salir campeón, el otro salvarse del descenso. El empate cumple ambos objetivos. Resultado final: empate. Esas situaciones dan lugar a presunciones de arreglo... 
-En Español, jugando contra Chacarita en cancha de Atlanta, llegamos al vestuario y bajó Ríos Seoane (presidente de Español) y dijo: “Aquí (Franzoni imita un acento español) ya tengo todo arreglado, hay que empatar”. El presidente vino al vestuario y nos dijo que estaba arreglado el empate. Nos juntamos y dijimos vamos adelante. Los de Chacarita entraron con una tranquilidad bárbara, salimos con todo y les ganamos dos a cero. Nos esperaron en el túnel, nos querían matar: los dirigentes, los jugadores, la hinchada. Por eso, es más difícil arreglar a los jugadores, no es lo mismo arreglar a uno que arreglar a veintidós. 

-Tu ayudante de campo, Cristian Pereyra, dijo que no entrenaban los jugadores porque no tenían ni para viajar. ¿Es tan así? 
-Es así, nosotros tenemos tres chicos que dejaron de venir porque no tienen ni para viajar, los padres perdieron el laburo y no tienen posibilidad económica de nada. Chicos jóvenes, 18, 19 años. Una promesa, un goleador que trajimos de Arsenal, donde salió goleador en la cuarta -hizo como veintipico de goles- y no puede venir más porque no tiene para viajar. ¿Y qué vas hacer? Nosotros hace cuatro meses y medio que no cobramos. Uno puede aguantar... pero los jugadores. A mí me da bronca que vengan a entrenar, el movimiento que tienen que hacer es otro, es llamar por teléfono. Yo tengo al cabezón Leiva, que hace diez años juega en la división, jugó en siete equipos, ¡Levantá los teléfonos y vayan al gremio! 

-¿Agremiados no funciona? 
-Sí, funciona, Agremiados te dice intimá, pero el jugador no intima, el jugador es cagón (Nota del autor: la entrevista se realizó pocos días antes de que se concretara el paro de jugadores).

- ¿Y dejan el fútbol sin patalear? 
-Exactamente. ¿Cómo puede vivir un tipo que gana 18.000 pesos por mes, está casado con dos hijos y no cobra hace tres meses? Yo ahora tengo tres tipos menos en el plantel y San Telmo no lo puede solucionar porque vive específicamente de la cuota de AFA. San Telmo tiene un presupuesto que está entre los cinco más chicos de la división, 450 mil pesos por mes, incluido cuerpo técnico, y no lo puede pagar. Vos vas a la Isla Maciel, en San Telmo, y la entrada no la paga nadie. Con toda la furia debe tener quinientos socios… socios caracterizados una vez ponen diez lucas, veinte, la juntan. Ahora, esta deuda que se acumuló de tres meses y medio, un millón y medio de mangos, ¿cómo lo pagás si no paga la AFA? 

- Fuera de las indicaciones tácticas ¿Cómo se le llega a un pibe que no llega a fin de mes? 
-Yo les hago siempre una pregunta y, te digo la verdad -lo llevo anotado eso-, de cien, me la contestaron tres más o menos coherentemente. Y es muy simple: ¿por qué jugás al fútbol, vos? Tan simple como eso. Y de acuerdo a la respuesta que recibo me doy cuenta para dónde va. 

-¿Y qué te responden en general? 
-No saben, no tienen ni idea, se me quedan mirando. Esa pregunta resume todo: vivís en La Plata, te levantás a las seis y media de la mañana para venir a entrenar en Camino de Cintura -dos horas y media de viaje-, ¿sos masoquista? No. Entonces, ¿por qué estás acá? Si te vas a bailar, no descansás, no comés bien, es un problema tuyo. Es muy difícil dirigir a alguien si no le tenés confianza, como estar con tu mujer y que no le tengas confianza. 

-¿Y quién te contestó bien esa pregunta? 
-Pocos, tres o cuatro. Hay una que me llamó la atención mucho, la de Gastón Lezcano, ahora está en Morelia, México, jugó Copa Libertadores... Salió de Lamadrid y es de un origen muy pobre. Me respondió: “Mirá Pato, yo sé que la única posibilidad de progresar en mi vida es jugar al fútbol, tengo que escuchar y aprender de todos”. Le dije: Gastón, quedate tranquilo, vas a llegar. Pasa por ahí. Yo escucho cada hijo de puta, escuché a Cataró, un hijo de puta que armaba la cancha por debajo del agua... dirigió la primera de All Boys, boludo... jugaban debajo del agua... decía que era la distención, la mente, el yoga... Este otro boludo que viene y se pone los drones.... Si vos le pasás a un jugador un video de más de 5 o 7 minutos y no se duerme, me emplumo. Hay otras maneras… -Bueno, a Sampaoli le va muy bien y les hacía practicar jugando a la Play Station... -Y con los muñecos inflables, ahora usan muñecos inflables para ir a cabecear. Si los muñecos no se mueven, hijo de puta... A ver, la pelota parada... Yo voy a trabajar la pelota parada... ¿Tengo a Riquelme y a Palermo? ¿Tengo en mi plantel eso? ¿De qué pelota parada me hablás? 

-Y cuándo te meten tres goles de pelota parada en un partido, ¿Cómo lo modificás? 
-Es otra cosa, concentración... ¡Responsabilidad! Yo trabajo hombre a hombre, marca el gol el nueve y si vos lo tenías que marcar, la culpa es tuya, hijo de puta, no mía. Y es así con todo... Anticipar a un tipo en el primer palo no es táctico, es una milésima de segundo, es repetir movimientos. El fútbol es eso, movimientos, tener instinto, estar siempre en el momento exacto. 

-Tenés 60 años, ahora se habla mucho de la diferencia generacional, hoy todos los pibes están metidos en las redes sociales, sacándose selfies, mandando wasaps... 
-Se afeitan las piernas antes de entrar a la cancha. Te lo juro por mis hijos, no lo puedo creer. 

-¿Y cómo se hace para llegar con el mensaje y lograr respeto? 
-No intervengo, no me meto. Para eso uso a Pereyra (su ayudante), por ejemplo, que me lleva 20 años y está más capacitado que yo generacionalmente, o al entrenador de arqueros, que tiene 28 años. 

-O sea que buscás compinches en el cuerpo técnico. 
-Te tenés que saber rodear para que ellos hagan ese trabajo. Por ejemplo, el día del partido jamás me vas a ver adentro del vestuario.  

-¿Y esa decisión porque la tomaste? 
-Me parece que es lo mejor, porque los jóvenes tienen otras modalidades que yo no las soportaría estando. Entonces, me voy. La charla técnica la doy el día anterior del partido. Obviamente refresco conceptos si encuentro alguna modificación en la alineación contraria. Esas cosas las puedo modificar, si no mi equipo sale a la cancha sabiendo lo que tiene que hacer. El vestuario tiene una utilería, yo estoy ahí adentro, no participo de la charla, no participo de la arenga porque no creo en esas cosas. 

-¿Cuál fue la situación más difícil que te tocó vivir por falta de recursos? 
-Miles, ir a entrenar y tener dos pelotas. En el ascenso eso es muy común. A los jugadores les explico que cuiden mucho los elementos de laburo porque en el ascenso no hay y son un bien muy importante. 

-¿Qué pasa si se te rompen los botines en el ascenso? 
-¿Quién te lo compra? Es jodido. Si estás en pleno campeonato siempre hay uno que la pone. Un tipo que gana veintidós lucas y tiene tres hijos, ¿Cómo hace para comprar un par de botines que valen cuatro lucas? Por eso, lo emparento con la vida: ¿Cómo vivís en tu casa? ¿Dejás la canilla abierta y cagás en el living? 

-Debe ser difícil inculcar esos conceptos a personas que vienen de realidades complicadas. 
-Es que ahí está el técnico, vos tenés que lograr que treinta tipos que piensan diferente y tienen realidades diferentes estén todos detrás del mismo objetivo. Se lleva con tiempo y hablando.".       

sábado, 27 de abril de 2024

COMUNICACIONES 4 - DEFENSORES DE CORRIENTES 1

RECUERDOS EN SINTESIS 


* CAMPEONATO: 'Primera de Aficionados' 1962 (12ª Fecha) 

* JUGADO EL: 14 de Julio de 1962 

* CANCHA: Justo José de Urquiza (local Comunicaciones) 

* ARBITRO: GUILLERMO NIMO 

COMUNICACIONES: MARINO / VELARDES y ADUR / BLANES – Miguel Angel DIAZ y MENDEZ / FERRAROTTI – D’ADDINO – LARA -SANZ y SANCHEZ. 
Director Técnico: ATILIO TANZI 

DEFENSORES DE CORRIENTES: PINEDO / LEGUIZAMON y BARODO / AGUIRRE – ALONSO y NATALICCHIO / JOFRE – ARECO – DE ROSA – SCHMIDT y Juan Carlos MIRANDA. 
Director Ténico: JORGE ROSETTI 

- Goles : 10’ PT Sanz (C) – 14’ PT Lara (C) – 38’ PT De Rosa (DC) – 36’ ST Lara (C) – 41’ ST Lara (C) 
 
- Recaudación: $ 1.270,00

sábado, 23 de marzo de 2024

CLUB DEPORTIVO MORON

HISTORIAS ABREVIADAS

Allá por la década del '40 en la incipiente Morón, pese a la pasión por el fútbol que demostraba la juventud, no existía ningún club de fútbol que se pudiera decir que era representativo de la zona.
Es así como en el transcurso de 1947 un grupo de muchachos que jugaban sus desafíos futboleros con el nombre de 'Los Piratas', en sus habituales reuniones en el "Café Argentino" -ubicado en la hoy Nuestra Señora del Buen Viaje y San Martín- se propusieron organizar y darle al equipo la "categoría de club".
Fue así como Filiberto Ferrante y Carlos Ismael Pagano (apellido tradicional si los hay en la institución moronense) decidieron junto a un puñado de vecinos darle vida a lo que hoy es el Club Deportivo Morón.
La primera denominación con que contó el 'Gallito' fue la de Sportivo Morón y en los torneos de la zona utilizaban para jugar de local la cancha de la fábrica "Sportlandia" dedicada a la fabricación de artículos deportivos (pelotas, camisetas, pantaloncitos, etc.) y que estaba ubicada en la calle Humaitá entre Humahuaca y Vicente López. 
En 1951 deciden afiliarse a la Asociación del Fútbol Argentino y su primer tropiezo fue que no le aceptaron la denominación de "Sportivo" por considerarla extranjerizante, siendo allí que los muchachos la traducen a "Deportivo" e ingresa a la 'Segunda División'.
Hasta 1954 juega sus partidos en la cancha de la ya mencionada fábrica. 
La primera camiseta que utilizó fue a rayas verticales rojas y blancas y más adelante una camiseta blanca con una franja roja en diagonal, pero desde los años '60 se deciden por la blanca con franja roja horizontal.
Con campañas futbolísticas en distintas Divisiones y con los avatares propios de este juego, "tocó el cielo con las manos" en 1968 cuando fue Campeón de 'Primera B', ascendiendo el la 'Primera División' de nuestro fútbol con un plantel integrado por Bargas, Solana, Pérez, Alejandro Semenewicz, Ricci, Busto, Paflik, Roberto López, Ochoa, Luis Gerónimo Gigliani, González, Carlos Pinasco, Halcague, Oscar Tomás López, Victorino Vega, Borrutto, Nicolás Bieladinovich, Ochoa, Ucha y la dirección técnica de Ricardo Aráuz.

sábado, 9 de marzo de 2024

GOLEADAS 6 A 3

RECUERDO DE PARTIDOS CON MÁS GOLES 

Para esta publicación elijo evocar cuatro cotejos finalizados con el marcador 6 a 3 a favor de uno de los contendientes y que pueden ser catalogados entre los partidos de nuestro Ascenso en los que se consiguieron la mayor cantidad de goles. 
Los vencedores fueron El Porvenir, Almagro, Leandro N. Alem y Laferrere. 
En todos los casos con goleadas de los equipos locales y el detalle es el siguiente: 


EL PORVENIR 6 - 


DOCK SUD 3 
(‘Segunda División’ 1938)
 


ALMAGRO 6 - 


NUEVA CHICAGO 3 
('Primera B’ 1951) 



LEANDRO N. ALEM 6 - 


ACASSUSO 3 
('Primera D' 1975) 



LAFERRERE 6 - 


SPORTIVO BARRACAS 3 
('Primera D' 1978)

sábado, 24 de febrero de 2024

LA BATALLA DE LA GENERAL PAZ


Lo que presagiaba ser una jornada sabatina más del fútbol de Ascenso se vio empañada en la previa por los violentos que se dirigían a distintas canchas y coincidieron en pasar por un mismo lugar y a la misma hora.
La referencia es a lo ocurrido el sábado 4 de Mayo de 2022 mientras micros y vehículos particulares en los viajaban barras intolerantes de tres equipos de 'Primera C' se dirigían a ver los partidos de sus respectivos equipos.
Ese día, como parte de la 14ª Fecha del Campeonato Clausura de 'Primera C' organizado por la Asociación del Fútbol Argentino, se enfrentaban en el Bajo Belgrano Excursionistas y San Martín (ganó el local 3 a 0), en Agronomía Comunicaciones y Argentino de Merlo (el triunfo le correspondió a la visita por 1 a 0) y en Munro Colegiales ante Berazategui (empataron 0 a 0).
Las parcialidades de San Martín y Bera provenientes de la zona Sur transitaban por la Avda. General Paz -como continuación del conocido como "Camino Negro" por el que se acercaron a Puente La Noria para ingresar a la Capital Federal- mientras que a la altura de la Autopista Richieri se agregaron los de la 'Academia del Oeste'.
El viaje transcurría dentro de los parámetros normales hasta que por un atascamiento de tránsito se juntaron en la General Paz y la calle Griveo, orillando Villa Devoto, y ahí ardió Troya.
De los insultos cruzados se pasó a la acción directa ya que -al estar el tránsito detenido- bajaron de sus vehículos y protagonizaron una verdadera batalla campal, donde volaron piedras por doquier y todo tipo de objeto que sirviera para agredir al "enemigo".
La bajada de la General Paz hacia la calle Griveo fue ganada por los forajidos que se agruparon en la Estación de Servicio YPF produciendo daños en instalaciones y vehículos y provocando las corridas y el espanto de las personas que involuntariamente quedaron en medio de esta caótica situación. También se produjeron algunas corridas por el túnel debajo de la avenida de circunvalación entre Capital y Provincia de Buenos Aires, entrado en la calle Monteagudo ya en la zona de Villa Lynch.
La rápida llegada de efectivos policiales pudo evitar que la batahola fuese aún peor.
Resultó un postal insólita observar gran cantidad de personas cuerpo a tierra, con las manos en la nuca, amontonados en la barranca de césped de la General Pas, en las veredas de la calle Griveo y dentro mismo de la referida Estación de Servicio.
En su edición del domingo 5 de Mayo el diario La Nación reflejaba los hechos en estos términos:

"Tres barras peleando en la General Paz 
La avenida General Paz entre Griveo y San Martín fue escenario ayer por la tarde de una descomunal batalla entre barrabravas de tres equipos que participan en el campeonato de Primera C: Argentino de Merlo, Berazategui y San Martín de Burzaco. 
Según informó la Policía Federal, el enfrentamiento entre las hinchadas dejó el saldo de 389 fanáticos detenidos, un efectivo herido y varios comercios de la zona dañados por las pedradas que se arrojaron los barrabravas. 
De acuerdo con las fuentes, el incidente ocurrió cuando las parcialidades de San Martín de Burzaco, Berazategui y Argentino de Merlo se dirigían hacia las canchas de Excursionistas, Colegiales y Comunicaciones, respectivamente, y se encontraron a raíz del embotellamiento producido en el cruce de General Paz y San Martín. 
Según los testigos, los barrabravas pasaron por encima de los capots de los automóviles detenidos por el congestionamiento e intentaron incendiar una estación de servicio.
 
Hubo 389 detenidos por una gresca entre tres hinchadas
 Son barrabravas de Argentino de Merlo, Berazategui y San Martín de Burzaco 
Móviles policiales destruidos, automóviles particulares con vidrios rotos, una estación de servicio dañada y 389 fanáticos detenidos fue el resultado de una serie de enfrentamientos protagonizados ayer por las barras bravas de los equipos de fútbol de San Martín de Burzaco, Argentino de Merlo y Berazategui, todos ellos de divisiones del ascenso de la Asociación del Fútbol Argentino, AFA. 
Según informaron fuentes policiales, el incidente ocurrió ayer, minutos después de las 14.30 en la intersección de las avenidas General Paz y San Martín, cuando, a raíz de un embotellamiento se encontraron las tres hinchadas. 
Se trata de parcialidades de equipos que participan en el campeonato de Primera C. 
Entre los fanáticos de San Martín de Burzaco también iban algunos simpatizantes de Banfield, ya que, según se explicó "son hinchadas amigas". 
"Querían incendiar la estación de servicio. Los barrabravas llegaron armados con palos y piedras, rompieron los vidrios y tiraron nafta al piso. Con el dueño vimos cómo estuvieron a punto de prenderle fuego a los surtidores. De no ser por la rapidez con la que llegó la policía, los barrabravas hubieran destruido el negocio", dijo uno de los empleados de la estación de servicio YPF, situada en la esquina de General Paz y San Martín, del lado de la Capital Federal. 
Los barrabravas de San Martín de Burzaco se dirigían por la avenida General Paz hacia la cancha de Excursionistas, situada en el Bajo Belgrano. Mientras que un grupo de simpatizantes de Berazategui, circulaba por la misma avenida, hacia la cancha de Colegiales, en Munro. 

Policía herido 
De acuerdo con las fuentes policiales, al llegar al cruce con Griveo ambas parcialidades, que venían en forma separada se juntaron debido al congestionamiento de tránsito que se había producido en la intersección de la avenida General Paz y San Martín. El embotellamiento se produjo a raíz de la gran cantidad de automovilistas que pugnaban por ingresar en el predio de un hipermercado en el que se realizaba una exposición de automóviles antiguos. 
El primer enfrentamiento fue protagonizado por la barra brava de San Martín de Burzaco, que apedreó a un grupo de efectivos la comisaría 47a. de la Policía Federal, que los seguía de cerca para evitar que agredieran a los automovilistas que circulaban por la zona. A raíz de este incidente resultó herido en la cabeza un motociclista de la comisaría 47a. 
"Minutos antes, los efectivos avisaron a la Dirección de Operaciones de la Policía Federal para pedir refuerzos, para agilizar el tránsito en la zona y para realizar un operativo cerrojo donde no hubiera tanta gente", explicó un jefe policial. 
En ese momento, los tres colectivos en los que viajaba la hinchada de San Martín de Burzaco detuvieron la marcha debido al congestionamiento y comenzaron a arrojar piedras contra otro ómnibus en el que se desplazaban simpatizantes de Berazategui. Al mismo tiempo, un grupo de hinchas de Argentino de Merlo, que se dirigía a la cancha de Comunicaciones y cruzaba la avenida General Paz por el puente que pasa sobre la avenida San Martín, se sumó al enfrentamiento. 
"Volaron piedras y palos por todos lados. Los hinchas saltaban y se peleaban por encima de los capots y techos de los coches que estaban parados por el embotellamiento. De no haber sido por la policía, esto hubiera terminado en una tragedia", dijo el empleado del quiosco de diarios situado a media cuadra del cruce de General Paz y San Martín. 
Los incidentes duraron media hora y, según informaron fuentes de la Policía Federal, hubo 389 detenidos y fueron destruidos los vidrios de varios comercios de la zona y de algunos automóviles. Tal fue la virulencia de los enfrentamientos, que la policía desplazó al lugar un helicóptero y carros de infantería. 
"Se trató de un hecho fortuito. Nosotros siempre controlamos los desplazamientos de las hinchadas, pero no contamos con que la parcialidad de Berazategui tomara ese camino para ir hacia la cancha de Colegiales, que queda en Munro. Generalmente toman por la zona del bajo. Afortunadamente, pudimos controlarlos antes de que provocaran mayores daños y agredieran a la gente que pasaba por la zona", concluyó un jefe policial.".

sábado, 10 de febrero de 2024

MARCHA DE QUILMES A. C.

LETRAS EN EL RECUERDO 


Himno oficial de QUILMES ATLETICO CLUB
(Autor: Bruno López) 

ALMA LOS BLANCOS

En el fútbol argentino 
Sos gloria, sos tradición 
Y todo el que aquí se acerca 
Te lleva en el corazón. 

Tu divisa viejo Quilmes 
Al tope siempre estará 
Por eso los que te quieren 
Con cariño cantarán...

Alma los blancos, Alma los blancos, 
Arriba Quilmes el vencedor 
Alma los blancos, Alma los blancos, 
Ahí van tres hurras para el campeón.

Quilmes bravo, arriba Quilmes 
Gritamos con emoción 
Por que nuestro equipo tiene 
Alma, garra y corazón. 

Dale Quilmes, dale Quilmes 
De esa forma triunfarás 
Y la hinchada que te quiere 
Orgullosa cantará… 

Alma los blancos, Alma los blancos, 
Arriba Quilmes el vencedor 
Alma los blancos, Alma los blancos, 
Ahí van tres hurras para el campeón.